¿Qué es la osteoartritis?



La osteoartritis es la forma más común de artritis también llamada enfermedad degenerativa de las articulaciones.

La osteoartritis está asociada con una lesión articular y con el proceso de envejecimiento (“desgaste”).

Las articulaciones más comúnmente afectadas son las caderas, las rodillas y la columna (cuello y espalda baja), así como los dedos y los pulgares.

Esta es una enfermedad crónica y progresiva que causa el deterioro del cartílago articular y la formación de hueso nuevo (espolones óseos) en los bordes de las articulaciones.

El cartílago y el líquido sinovial están destinados a proporcionar una transición suave y de baja fricción entre los extremos de los huesos. Cuando el cartílago pierde su elasticidad y se desgasta, el movimiento articular se vuelve menos suave.

Finalmente, el cartílago puede erosionarse por completo y los extremos óseos opuestos se frotan.

Esto conduce a un dolor en las articulaciones que puede ser intermitente o crónico, a rigidez en la mañana y después del descanso, a pequeños trozos de hueso y fragmentos de cartílago en el líquido sinovial restante, y a una pérdida de coordinación, postura y movilidad.

Es raro ver la osteoartritis en personas menores de 40 años. Más hombres que mujeres la padecen antes de los 45 años, mientras que es más común en mujeres después de los 45 años.

En general, las mujeres, particularmente las mujeres de edad avanzada, tienen más probabilidades de desarrollar que los hombres.

Se cree que esto posiblemente esté relacionado con la pérdida de la hormona menopáusica, aunque no se comprende por completo por qué, o con el estrés a largo plazo en las rodillas debido a las caderas más anchas que tienen las mujeres.

Los atletas que sufren múltiples lesiones articulares con el tiempo también pueden verse afectados por la osteoartritis.

La causa principal es mecánica, como el daño articular causado por la carrera o el exceso de peso.

Se espera que el número de casos de este padecimiento casi se duplique para el año 2020 debido a una mayor longevidad de la población general y la prevalencia de la obesidad.

Resultado de imagen para osteoartritis

El aumento de peso corporal puede causar un estrés significativo en las rodillas; tres a seis veces el peso corporal de una persona se coloca sobre las articulaciones de la rodilla durante un paso normal y único.

El exceso de peso corporal exacerba este estrés, aumentando el riesgo dentro del área de la articulación.

Ahora bien, los objetivos de las pruebas son distinguir la osteoartritis de otras formas de artritis y las causas del dolor y la rigidez en las articulaciones, y controlar los efectos secundarios de varios tratamientos.

En general, los análisis de sangre no se consideran útiles para diagnosticar la osteoartritis. Se refieren a comenzar su diagnostico utilizando el historial médico personal y familiar, un examen físico, rayos X y, en algunos casos, un examen de líquido sinovial de una articulación afectada. Las pruebas que se pueden ordenar para descartar otras afecciones y evaluar la salud de la persona.

Los rayos X en las articulaciones afectadas pueden mostrar pérdida de cartílago, daño óseo, espolones óseos y estrechamiento del espacio articular, pero con frecuencia no mostrarán cambios significativos al inicio de la enfermedad.

La resonancia magnética también se puede usarse para examinar las articulaciones afectadas.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

RSS
Follow by Email
Facebook
Google+
http://colegiomexicanomedfam.org.mx/que-es-la-osteoartritis">
Twitter